miércoles, 9 de abril de 2008

¡He tocado un iPhone!

¡Qué gozada de fotografía!. El maravilloso ingenio de Apple elevado al infinito, gracias al siempre sorprendente efecto Droste del que les hablé hace ya algún tiempo. Pues sí, señores, tal y como habrán leído, he tenido en mis manos la joya tecnológica del momento, el famosísimo iPhone, el mismo que en España no acaba de salir al mercado, al menos de manera oficial. Pero bueno, según se comenta por la red, parece que Movistar (¡bien!, es mi operadora), a no mucho tardar, se encargará de la distribución en exclusiva para nuestro país.

Pero como les comentaba, yo ya lo he podido probar. Sólo lo poseí durante un par de minutos, pero para mí fue todo un orgasmo. ¡Es una pasada!. Su diseño es precioso, ligero, extraplano y muy elegante. Su pantalla táctil es divertidísima, y con un poco de práctica, uno lo consigue dominar con apenas un par de dedos. Gracias a su conexión wifi, pude conectarme a la red de la cafetería en la que me encontré a su envidiado propietario, y comprobar las prestaciones de su intuitiva navegación.

Y hasta ahí llegué en los escasos dos minutos que su dueño me permitió utilizarlo. Así que no les sabría decir si funciona bien como iPod clásico, ni que tal quedan las fotos tomadas con el aparatejo este. Por no saber, ni siquiera sé si cumple con solvencia su supuesta misión original. ¿Qué cuál?. ¡Coño!, la de hablar por teléfono. Que aunque lo disimula mucho y bien, este artilugio no deja de ser un móvil, supongo.

Por cierto, si ustedes se han enamorado, como yo, de esta maravilla, sepan que se puede adquirir del extranjero, a través de la red. Eso sí, necesitarán liberarlo e instalarle el firmware adecuado (tampoco estaría de más un parche que traduzca los menús al castellano). Y entre unas cosas y otras, y gracias a la debilidad del dólar, no deberían invertir mucho más de 400 €; aunque dependiendo de la versión y, sobre todo, de la fiabilidad de su proveedor, el precio puede subir o bajar bastante de esa cifra. Yo, que no tengo el bolsillo para experimentos arriesgados, me tengo que consolar recordando mis dos minutos de pasíon desenfrenada con aquel delicioso iPhone ajeno, mientras cruzo los dedos para que mi querida operadora tenga la generosidad de ponerlo a la venta en España, a un precio adecuadamente subvencionado a mi humilde condición.

Más info:
-¿Qué es el iPhone?
-iPhone demo (video)

2 comentarios:

franKeinas dijo...

No estaría mal que movistar nos lo regalase para hacer una review en nuestro blogs. Pero va a ser que no, com tu bien dices habrá que pagar mínimo 400€, que no pienso pagar por muy orgasmátrico que sea su tacto.

Popeso Dudando dijo...

Lo del dinero a ver. En Alemania, ya se están pensando subvencionarlo con contratos de permanencia y esas cosas. aunque ayer vi el nokia s-60, y ya me estoy pensando si ponerle los cuernos al i-Phone...en mis sueños, claro.

Entradas relacionadas