lunes, 17 de septiembre de 2007

Infinitos gatos


Siento ser pesado con el tema de las paradojas, el infinito y demás pajas mentales que rondan por mi cabeza desde que escribí la entrada en la que incluí la versión mini de este blog y que, por tanto, también englobaba, a su vez, a la propia entrada con el citado miniblog y así, sucesivamente, hasta el infinito, pero es que no puedo dejar de pensar en lo fantástico del asunto.

Me he puesto a investigar (bueno he googleado, como hacemos todos, seamos sinceros), y me he enterado que a esta generación intencionada de imágenes recursivas que van empequeñeciendose y multiplicándose una dentro de otra sucesivamente, se la conoce como Efecto Droste.

Si se fijan en esta imagen, Droste es la marca de la caja de cacao que porta la monja (¿o es una enfermera?) del anuncio y que se podría ver infinitas veces, ampliando este cartel de los años setenta. Si quieren ver otras interesantes fotografías con efecto Droste, pulsen aquí.

Yo, prefiero seguir contando el número de gatos que, en su pc, ven otros gatos que, en su portátil, miran gatos que, en su pantalla, ven gatos que, en su ordenador, observan a otros gatos contemplando gatos que, en...

Si no me han entendido, no me pregunten a mí, que pierdo la cuenta.

Fuente: acertijosymascosas.blogspot.com

2 comentarios:

Ojodeorux dijo...

¿Es una monja o una enfermera? Yo creo que lo segundo.

Popeso Dudando dijo...

No sé si te has dado cuenta, pero es un dibujo. Así que no es ni monja ni enfermera. No existe.
Bueno, en todo caso, he añadido tu sugerencia.

Entradas relacionadas