jueves, 14 de agosto de 2008

Ni vueltas, ni filas, ni sermones

"El buen fútbol es más divertido", viene a querer decir el texto escrito en la imagen de cabecera. Es un bonito lema, y cargado de loables intenciones, seguro, pero no es ni mucho menos una verdad absoluta. Pero bueno, el asunto de qué se entiende por jugar bien al fútbol es un tema que seguramente algún día tendré que tratar, pero que hoy, todavía, no toca.

"Bettersoccermorefun" es una página web (en inglés) estadounidense para entrenadores de fútbol base. En ella se reflejan las ideas y métodos de su creador, el director del programa de la "Chris Nedelcovych Soccer Foundation", Larry Paul, y que reconoce explícitamente haber copiado de la contradictoria (a mi entender) escuela holandesa.

En síntesis, lo que propone este entrenador es que los niños aprendan a jugar al fútbol (o sea, entrenen) de la forma más divertida y significativa que existe, que, naturalmente, no es otra que la disputa de múltiples partidos de fútbol reducido ("small sided games"), eso sí, debidamente orientados y dirigidos. Ya ven que no es nada nuevo, al menos por estos lares, pero en EE.UU, donde reina (o reinaba) el rígido, analítico, y, fácilmente evaluable método Coerver, ha supuesto una considerable revolución. Si desean más detalles de las ideas de Larry Paul, échenle un vistazo a estos videos que ha puesto a nuestra disposición en Youtube.

Si les ha convencido, consideren la posibilidad de adquirir el dvd que tienen en la imagen, titulado "Street Soccer", que les puede servir como introducción a este maravilloso mundo de "las pachanguitas". Claro que si ustedes son más de letras, el libro llamado también "better soccer more fun", podría ser una mejor opción. Aunque si quieren mi opinión, no creo que disponer de documentación tan detallada sea demasiado conveniente si lo que se pretende es diseñar sesiones originales y verdaderamente específicas. Eso sí, quédense con el espíritu de la copla: "El fútbol es el mejor maestro". Así que, como reza el titular de este post, procuren que en sus entrenamientos no haya vueltas (al campo), ni filas (de jugadores), ni sermones (del entrenador). Rivales, balones, porterías y un entrenador que guíe su proceso de descubrimiento es todo lo que necesitan los niños para aprender todos los secretos de este apasionante juego. ¿O es que ya no se acuerdan?

No hay comentarios:

Entradas relacionadas