miércoles, 11 de junio de 2008

Jorge Castelo: Concepto y organización de los medios de entrenamiento en el fútbol

Vaya, me ha quedado un tanto largo el título de la entrada. Como habrán podido deducir de él, hoy toca, de nuevo, post ladrillo teórico-futbolero. Así que ustedes verán si se atreven a seguir leyendo.

Jorge Castelo (camiseta blanca, en la imagen) es un prestigioso entrenador de fútbol portugués, sobre todo en el campo de la enseñanza. Es autor del denso libro "Fútbol: Estructura y dinámica del juego", del que que todos los de este mundillo hablamos, pero del que dudo mucho que alguien haya sido capaz de leer completo. Yo lo he intentado, y les confieso que no lo he conseguido. Además ha sido adjunto de Eriksson en el Benfica, y acaba de ser nombrado coordinador de la cantera del Os Belenenses. Pues bien, el fin de semana pasado, se dejó caer por mi ciudad para impartir una conferencia de título similar al de esta entrada. Naturalmente, no me la quise perder, y allí estuve yo para escuchar las enseñanzas del profesor Castelo. A continuación, les ofrezco un pequeño resumen de lo que nos contó acerca de las tareas de entrenamiento, su clasificación y su organización.

Para Jorge Castelo existen tres grandes familias de ejercicios de fútbol:

a) Tareas de preparación general.
b) Tareas específicas de preparación general.
c) Tareas específicas de preparación.

Las primeras son aquéllas de naturaleza condicional, generalmente, sin balón, y que tradicionalmente se dividen en ejercicios de resistencia, velocidad, fuerza y flexibilidad. Como era de esperar, no se muestra nada partidario de su introducción en las sesiones de entrenamiento de los futbolistas, opinión que, si me permiten, comparto absolutamente.

Pasemos, pues, a los ejercicios específicos de preparación general. Éstos ya se realizan necesariamente con balón, aunque presentan situaciones de fútbol bastante rudimentarias, y se suelen utilizar para desarrollar algunos contenidos concretos (de tipo técnico, sobre todo), pero sin establecer relación directa con el objetivo final del juego, que no es otro que la finalización. El autor diferencia 4 clases de ejercicios dentro de esta familia:

1-Descontextualizados. Los más alejados del fútbol real. El balón es, apenas, una excusa para trabajar contenidos no tácticos.
2-De posesión. Son los famosos rondos y mantenimientos. Útiles, sin duda, pero sólo y cuando estén orientados a un fin más allá que la pura conservación del balón.
3-Circuitos. Obviamente, las estaciones se compondrán de tareas de cualquiera de las demás clases. Así que no acabo de entender su inclusión en este lugar, pero en fin...
4-Lúdico-recreativos. Hablamos, ahora, de juegos derivados del fútbol, tipo futvoley.

Si clican y agrandan cualquiera de los cuadros que he incluido, podrán comprobar como Jorge Castelo considera algo light en cuanto a su densidad de contenidos a los componentes de esta familia de ejercicios, y los aconseja introducir en las partes inicial y final de las sesiones. Por el mismo motivo, su ubicación dentro del microciclo semanal será en las sesiones inmediatamente anteriores o posteriores al partido de competición.

La última familia de tareas de entrenamiento es la que tiene más que ver con la naturaleza real del juego, y, por ello, debe componer el armazón fundamental del entrenamiento semanal y de las sesiones que lo componen. Son los llamados ejercicios específicos de preparación, y podemos subdividirlos en seis tipos de ejercicios distintos caracterizados por su alta contextualización y su fácil transferencia a la competición real (la numeración continuará la serie anterior para que se corresponda con la de los cuadros):

5-Tareas para concretar el objetivo del juego. No se vuelvan locos, se refiere a tareas de finalización pura y dura.
6-Tareas metaespecializadas. Son ejercicios para mejorar misiones específicas de los jugadores.
7-Tareas patronizadas. Se refiere a ejercicios que desarrollen y optimizen el modelo y sistema de juego del equipo, de manera muy definida.
8-Tareas sectoriales (grupales). Afectan a los componentes de una misma línea y a sus relaciones con los de las adyacentes.
9-Tareas a balón parado. Lo que conocemos aquí como trabajo de estrategia, no muy acertadamente.
10-Tareas de competición. Fútbol real, 11 contra 11 o casi, forzando las condiciones competitivas que pretendemos mejorar.

Y a esta interesante clasificación de medios de entrenamiento se limitó la clase magistral que nos ofreció el técnico portugués. No se olviden de agrandar los dos esquemas que he incluido, pues en ellos se aprecia la ubicación recomendada de cada ejercicio, tanto en las sesiones de entrenamiento (esquema 1), como en el trabajo de la semana (esquema 2). Y si todavía les queda alguna duda, siempre pueden escribir aquí un comentario, o si lo prefieren, contactar directamente con el autor, en este correo electrónico: jcastelo@fmh.utl.pt

No hay comentarios:

Entradas relacionadas