jueves, 1 de mayo de 2008

Buscando pistas

Inauguro el mes en plan detective. Pero no estoy tras la prueba del delito, no, precisamente busco lo contrario. Cansado de que me acusen de pirata, ladrón y delincuente, sólo por el hecho de descargar y compartir archivos a través de programas P2P, hoy quiero comprobar que tal funciona eso de bajar música, simplemente usando algunos buscadores on-line especializados. Y aunque imagino que este método será delito también, da la sensación de que resulta más inocente que utilizar los programas de intercambio tradicionales.

He decidido que voy a probar a intentar bajarme la canción "The mule" del mítico grupo de rock duro "Deep Purple". La he escogido en homenaje a mi amiga noruega Solvi, que no levanta cabeza desde que se murió su mula favorita. Y no me pregunten la razón de su curiosa afición a coleccionar estos extraños equinos porque no hablo ni una palabra de noruego. Así que hagan el favor de no distraerme, y pongámonos con el experimento.

Empezaré buscando en "alltheweb". Vaya, a pesar de que ésta es una buena herramienta, no ha conseguido encontrar ningún archivo de audio para descargar que contenga esa canción. Sin embargo, sí ha localizado videos, y alguna que otra foto interesante, como la de esta extraña mezcla de mula y oveja:

A ver si tenemos más suerte en eSpew, otro buscador especialista en archivos musicales. Uff, me han aparecido cantidad de links (cliquen en los hipervínculos para acompañarme), pero por mucho que trasteo siempre acabo en una ventana de acceso prohibido. Probaré entonces con g2p, una herramienta que bucea a través de Google. Pues tampoco. Como le suele pasar últimamente, lo único que ha encontrado son archivos de pago. Qué lástima, con lo bien que funcionaba al principio.

Pues ya sólo me queda una bala en la recámara para encontrarle un substituto sonoro a la desgraciada mascota de mi amiga nórdica. Me refiero a mp3realm, un buscador musical muy completo. ¡Aleluya!, me ha costado pero al fin he conseguido la canción de Deep Purple. Y eso que me ha sucedido una cosa bien extraña; tras indicarme acceso denegado en varias ocasiones, finalmente pude reproducir la canción con el Windows media utilizando el botón derecho del ratón. Pero lo raro fue que a pesar de que sonaba la música, el reproductor no se hizo visible hasta que se acabó el tema y se cerraron todas las demás ventanas activas (la de edición de esta entrada incluida). Pero fuera como fuese, el caso es que una vez abierta la interfaz del reproductor de Windows, guardar la canción en el disco duro fue coser y cantar.

Habrán concluido que la experiencia, aunque consiguió su objetivo final, no ha resultado del todo placentera. Algunas de las herramientas utilizadas podrían llegar a convertirse en una alternativa complementaria a los clásicos programas de intercambio, pero deberán mejorar en casi todo si pretenden sustituirlos. Mientras tanto, si necesitan una mula, casi mejor empiecen preguntándole a otra de su misma especie. Se me entiende, ¿no?.

No hay comentarios:

Entradas relacionadas