martes, 22 de abril de 2008

Publicidad atómica

No se lo van a creer, pero los tres logos publicitarios que hay en esta entrada han sido elaborados con átomos. Supongo, que no hace falta decirles, que hubo que ampliar "un poquillo" las imágenes para que nuestro limitado ojo humano pudiese apreciarlas. Y es que gracias al microscopio AFM (de fuerza atómica), y sobre todo al STM (de túnel de barrido), inventado por Binnig y Rohrer (en la imagen), y por el cual obtuvieron el premio nobel en 1986, no sólo estamos en disposición de hacer representaciones tridimensionales de estas minúsculas partículas, sino que incluso podemos manipularlas y organizarlas para realizar los diseños que deseemos, como podrán comprobar a lo largo de esta entrada.

El funcionamiento del microscopio STM se basa en el conocido efecto túnel que opera a nivel cuántico, y que permite que algunos electrones sometidos a ciertas corrientes, abandonen su átomo original, algo que las leyes clásicas de la física en ningún caso permitirían. Pero cuando nos referimos a partículas de tamaño microscópico, cualquier cosa puede suceder, por imposible que nos pueda parecer, ya que a estas escalas, no sé si saben, nos movemos en el misterioso reino de la incertidumbre. Vean, si lo necesitan, este diagrama explicativo del funcionamiento del microscopio de efecto túnel:

Y explicado esto, les comentaré un poquito las fotografías publicitarias realizadas con átomos que les traigo. El dibujo de cabecera es el logotipo de la empresa de investigación Omicron. Básicamente, lo que pueden observar es el resultado de la reordenación arbitraria de varios átomos de plata. Vean ahora, esta otra imagen que publicita a la célebre marca de informática IBM. Está realizada manipulando partículas de xenón sobre una superficie de níquel. Debemos reconocerle, además, a esta empresa, el mérito de ser la financiadora y promotora de las investigaciones de los científicos antes citados, y que culminaron con la invención del microscopio STM.

Por último, ¿qué les parece esta representación del emblema del National Institute of Standards and technology (NIST), agencia norteamericana dependiente del departamento de comercio?. Pues cada punto de los que forman sus letras no es más que un bonito átomo de cobalto, ubicado sobre una fina superficie elaborada con cobre.

La verdad es que resultan sorprendentes las infinitas posibilidades de reorganizar la naturaleza que, incluso a niveles microscópicos, tiene el ser humano gracias al espectacular avance de la ciencia y la tecnología. Porque aunque el hecho de dibujar con átomos no deja de ser sólo algo curioso y anecdótico, las implicaciones prácticas que tiene esta capacidad de manipulación de partículas de tamaño inferior a una millonésima de milímetro, exceden incluso a la imaginación del más osado. ¿Saben ustedes lo qué es la Nanotecnología?.

2 comentarios:

franKeinas dijo...

Joder, increíble. Me gustaría saber a que escala están esos dibujos, yo creo que tienen que ser unos buenos puñados de átomos. Flipante de todas maneras.

Popeso Dudando dijo...

No te creas que son tantos, cada punto es un sólo átomo. Así que imagínate la escala. Me da que no viene en mi escalímetro Staedtler.

Entradas relacionadas