jueves, 18 de octubre de 2007

Pushing Daisies

La verdad es que el cartel es bonito. Lamentablemente, es, quizá, lo más hermoso de esta nueva serie emitida por la cadena americana ABC. Intentaré resumirles su extraño argumento:

El protagonista es un pastelero que tiene el poder de revivir a los muertos, al tocarlos. Aunque su don tiene un gran pero: si los vuelve a tocar por segunda vez, morirán definitivamente. Si no lo hace, el muerto sigue viviendo, pero al cabo de un minuto, otro ser vivo (cualquiera que ande por ahí) morirá en compensación. Un materialista detective de color (mi personaje favorito) descubre su secreto, y le convence para que le ayude en sus investigaciones criminales, ya que con el don que tiene el pastelero, podrán revivir a las víctimas durante un minuto como máximo (para que no mueran inocentes), para preguntarles quién fue su asesino.
En su primer caso, el "prota" revive a un amor platónico de su infancia que pereció en un crucero, y, como sigue enamorado, decide dejarla con vida (lo que supone la muerte del dueño de la funeraria). A partir de ahí, se mezclarán las tramas detectivescas con las amorosas, entre dos seres que se quieren pero que no pueden tocarse.
Esta extraña temática se nos presenta a los espectadores, en forma de cuento fantástico casi absurdo, y con una estética visual que nos recuerda a películas como "Amelie" o "Eduardo Manostijeras".

Pues bien, hace un mes, más o menos, pude ver el episodio piloto. Me dejó sensaciones contradictorias, ya que, aunque por un lado, pude encontrar un refrescante punto de originalidad, se presentaba en dosis tan exageradas, a mi entender, que la serie llegaba a resultar, ciertamente, aburrida. Aún así, me quedé con ganas de ver los siguientes episodios, ya en la temporada regular.

Y ayer, por fin, me puse con el segundo episodio, ansioso por decantar la balanza hacia el lado positivo. Pero no pudo ser, esta segunda entrega (Dummy) es de lo más decepcionante. Lo que en la primera parecía original, en ésta resulta reiterativo. Para ser justos, tiene algunas escenas que consiguieron que no acabara de quedarme dormido, pero, en general, su deriva ha sido hacia el más profundo tedio.

Pero como soy de naturaleza optimista, en cuanto lo tenga, veré el tercer capítulo de la temporada, esperando que este cadáver televisivo, pueda revivir al modo de sus personajes.

Si, a pesar de mi opinión, les ha picado la curiosidad con las dichosas margaritas ("daisies", in english), les aconsejo que visiten los siguientes enlaces relacionados:

-Página oficial de Pushing Daisies (no tiene desperdicio, y, aunque es en inglés, yo, de ustedes, le echaría un vistazo)


-Crítica favorable de la página "Chica de la tele" (para gustos se pintan colores).

No hay comentarios:

Entradas relacionadas