miércoles, 24 de octubre de 2007

¡Oh Capitán, mi Capitán!


No pretendo abogar por la introducción de la moda retro o vintage (que dicen ahora) en el mundo del fútbol. No, no se asusten, no me he convertido en un gurú de las tendencias.

No, el deportista de la imagen es mi padre. Matizo, era mi padre cuando contaba apenas veinticinco años. Ahora lucha por poder cumplir setenta y cinco.

Ruego que me disculpen, porque nunca pensé en utilizar este rinconcito para mis asuntos personales, que poco o nada les interesarán, imagino, pero el cuerpo me pide, hoy, compartir con ustedes este pequeño homenaje que le rindo a mi progenitor.

Hace un par de meses, oliéndome lo que se avecinaba, escribí una entrada, en mi espacio personal, muy similar a la que hoy les presento. Perdónenme este autoplagio pero, en este momento, necesito decirle, de nuevo, a mi padre y al mundo, que estoy con él, que le admiro y quiero, y que, por mucho deterioro que le cause la enfermedad, para mí, siempre será el de esa foto:

5 comentarios:

Ojodeorux dijo...

Todo mi apoyo y solidaridad. Muchos ánimos y un abrazo tamaño XXL.

Adamska dijo...

Regulares socio

Mucho ánimo y fuerza para afrontar estos momentos duros.

Un fuerte abrazo
R.

Popeso Dudando dijo...

Hola R., me alegro de saber de ti.
Gracias por tu apoyo. Pero es lo que nos toca, creo.
Pobre Lucy, como ha cambiado mi pobre gata ¿no?.
Un saludo para los chicos de Share, que lo tengo un poco abandonado.

Hiperión dijo...

Recuerdo a tu padre, de chavales, cuando iba por el colegio.
Hay que disfrutar de los padres todo el tiempo de que dispongamos, porque cuando faltan el vacío es enorme.
Un fuerte abrazo.

Popeso Dudando dijo...

Gracias J.
Tienes razón en lo que dices.
Qué bueno que sigas por aquí. Ya sabes que puedes escribir si te apetece.

Entradas relacionadas