sábado, 1 de agosto de 2009

¿Qué les pasa a los hombres?

Esta misteriosa pregunta, a la que sabrán responder si llegan al final de esta entrada, se corresponde con el título castellano de una prometedora película que se estrenará en España a finales de verano. Aunque es una adaptación ibérica un tanto curiosa porque su nombre original es el que tienen (más correctamente traducido) en la imagen de cabecera: "He's just not that into you".

Gracias al tradicional retraso que tiene la distribución cinematográfica hispana, ha dado tiempo a que saliese la edición en DVD para Estados Unidos (se estrenó en los cines americanos en febrero del 2009), por lo que no es difícil ver o descargar a través de la red la película en versión original subtitulada (cosa que, como se imaginarán, ya he hecho). Aquí pueden leer de qué va su argumento, antes de que conozcan mi particular opinión.

"¿Qué les pasa a los hombres?" es una comedia aparentemente ligera (un poco a lo "Sexo en Nueva York") que trata de las relaciones de pareja entre unos treintañeros de Baltimore acertadamente interpretados por algunas de las estrellas más rutilantes de la pantalla grande (Ben Affleck, Jennifer Aniston, Drew Barrymore, Jennifer Connelly, Kevin Connolly, Bradley Cooper, Ginnifer Goodwin, Scarlett Johansson, Justin Long...). Y recalco lo de "aparentemente", porque a pesar de contener gran cantidad de tópicos acerca del constante tira y afloja entre los varones y las mujeres, no por ello deja de plantear problemas reales, en los que uno se puede ver fácilmente reflejado.

Pero como no quiero aburrirles con profundidades, paso a revelarles las cuatro grandes verdades que oculta (o que, al menos, mi perturbada mente ha encontrado) este interesante film:

1-Los hombres no somos nada complicados. Es decir, si ustedes son mujeres, no busquen dobles sentidos ni, mucho menos, una interpretación positiva a las actitudes de los varones. Si un chico no les hace caso, es una señal evidente de rechazo. No hay segundas lecturas. Los hombres no dominamos el arte de la metáfora ni de la sutileza. Hasta ahí no llegamos. No lo olviden, somos muy obvios.

2-Si a un hombre le gusta locamente una mujer, nunca debe convertirse en su mejor amigo. Al menos si quiere obtener alguna recompensa de mayor entidad que algún pequeño escarceo. Cuando una chica nos ha situado en su zona de amistad, ya sólo nos querrá como cómplices, confidentes o eventuales paños de lágrimas de sus desventuras con otros hombres a los que sí desea y con los que sí se acuesta. Aunque bueno, menos da una piedra.

3-El matrimonio no aporta gran cosa a la pareja. Los hombres lo rehuyen porque les da miedo el compromiso. Aunque yo no acabo de comprenderlo. Deberían ser las mujeres las que lo hiciesen teniendo en cuenta que si, en su etapa de noviazgo, los varones ya no son, que digamos, una maravilla, cuando visitan el altar pierden lo poco de interesante que podían tener, y se transforman en señores gordos, calvos y cabreados que se pasan media vida sentados en un sofá con un mando a distancia en la mano. Por supuesto, nada de esto sucederá en caso de llamarse Ben Affleck. ¡Ay, cuánto daño nos han hecho a los hombres normales las comparaciones contigo, amigo Ben!

4-No hay hombres fieles. Simplemente, Scarlett Johansson no les ha tentado todavía. ¡Cómo si pudiese existir algún varón heterosexual, casado o no, capaz de rechazarla!. Y a las fotos me remito. Por cierto, supongo que el hecho de que inconscientemente sólo haya seleccionado para este post capturas de la Johansson es otra demostración fehaciente de este cuarto y último punto.

A todo esto, que la peli está entretenida. No es una obra maestra, pero se deja ver bien. Si quieren más información, consulten su página web. Allí me he encontrado con este interactivo widget en el que se puede dejar testimonio de nuestras peores citas, o casi mejor, leer y reírnos con las que han padecido otros incautos enamorados.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

hay chicas mejores que scarlett johansson

Sex Shop dijo...

Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Entradas relacionadas