miércoles, 6 de agosto de 2008

Entrevista a Di Stefano (1962)

Me he hecho con un antiguo libro sobre cricket y fútbol, y me gustaría compartir con ustedes una curiosa entrevista que, en el año 1962, Gordon Ross, el editor del libro a petición de la empresa Gillette, le hacía al futbolista más grande de todos los tiempos, según muchos de los que tuvieron la suerte de verlo jugar, el hispano-argentino Alfredo Di Stefano. Podrán comprobar, por el interés de las preguntas, como el periodismo deportivo de hace medio siglo poco o nada se parece al actual, desgraciadamente para este. Les transcribo (traducidas al castellano), a continuación, las preguntas del británico y las inteligentes respuestas de una ya veterana "saeta rubia":

G.Ross: ¿A qué edad se empezó a interesar por el fútbol?
Alfredo Di Stefano: Fue en Buenos Aires con 7 u 8 años, en pequeñas canchas callejeras.
G.R.: ¿Cómo eran sus primeros entrenamientos?
D.S.: Entrenaba dos veces a la semana en la escuela. Hacíamos ejercicios físicos y de control de balón. Creo que tendría unos 10 o 12 años, entonces.
G.R.: ¿Jugaba ya de centrodelantero?
D.S.: Empecé de extremo derecho
G.R: ¿Cuanto tiempo practicaba este deporte?
D.S.: Como si fuese un profesional. Por las tardes, disputaba con los amigos partidillos en las calles. De noche, seguíamos jugando bajo la luz de las farolas. La pelota era de papel, o una naranja, una piedra o cualquier otra cosa susceptible de ser pateada.
G.R: ¿Ha entrenado específicamente el remate de cabeza?
D.S: Lo suficiente para aprender cómo hacerlo.
G.R: ¿Y el disparo?
D.S.: Normalmente, al final de las sesiones. Durante 15 o 20 minutos.
G.R.: ¿Qué métodos ha utilizado a lo largo de su carrera para mantenerse en forma?
D.S.: Vida saludable y la suerte de haber tenido buenos entrenadores. Ellos me enseñaron que debía cuidarme y me hicieron entrenar con entusiasmo.
G.R: ¿Qué encuentra más difícil de realizar?
D.S.: Botar un saque de esquina con la pierna izquierda.

G.R.: ¿Cuánto tarda en darse cuenta de las debilidades de los centrales rivales y cómo trata de aprovecharlas?
D.S.: Uno ya sabe como juega su rival. Si le gusta conducir, si maneja y golpea bien, etc. Por eso, incido y ataco sus posibles defectos.
G.R.: ¿Cómo se le juega a un central muy alto?
D.S.: Suelen ser poco ágiles. Lo más apropiado sería amagar y salir hacia el lado opuesto.
G.R: ¿Cuál es el mejor central contra el que ha jugado y por qué?
D.S.: El uruguayo Raúl Pini con el que jugué en "Millonarios". Era el jugador perfecto. Técnico, rápido, buen juego aéreo, jugaba en corto y largo, sabía regatear. En definitiva, era muy completo.
G.R.: ¿Por qué cree que el Real Madrid ha tenido un período exitoso tan largo?
D.S.: En mi opinión, fue la harmonía y el espíritu que mantuvieron los dirigentes del club cuando llegaron los primeros éxitos. Se buscaban nuevos jugadores que se integraban poco a poco en el equipo, pero sin hacer grandes cambios. Esa fue la clave, creo.
G.R.: ¿En qué se diferencia el fútbol español del resto?
D.S.: Es una mezcla de velocidad e inspiración, lo cual, generalmente, hace sacar lo mejor a un futbolista, sin necesidad de aprender las tacticas de los libros.
G.R.: ¿Tiene más oportunidades y facilidades un niño español que un inglés para practicar el fútbol?
D.S.: No, los medios y métodos españoles son inferiores. Hay menos clubes, y, sobre todo, muchos menos campos para entrenar.

G.R.: ¿Qué hace un día de partido?
D.S.: Habitualmente, jugamos por las tardes. Me levanto a las 9. Tomo una taza de café caliente y una tostada. Doy un paseo breve, leo el periódico, y a eso de las 12 del mediodía como con el resto del equipo. Consiste en dos consomés, jamón, filete, fruta variada y un café. Después me acuesto hasta una hora y media antes del partido, para ir al estadio. Después de jugar, tomo un baño caliente, una cena frugal y a la cama.
G.R: ¿Suele pedir el balón durante los partidos?
D.S.: Sí, todo el tiempo.
G.R.: ¿Prefiere los balones aéreos o los rasos?
D.S.: Me gusta que la bola vaya rasa porque es menos arriesgada que en el aire. Las aéreas hay que controlarlas y es fácil recibir faltas y que te lesionen mientras intentas dominarlas.
G.R.: ¿Qué consejo le daría a un chico de 15 años que aspire a ser un futbolista de élite?
D.S.: Mi consejo, y lo he dicho miles de veces, es que los niños deben dedicarse especialmente a aprender a controlar la pelota. Menos preparación física y más técnica de balón. Los ejercicios físicos están bien para aquellos críos que quieran ser corredores o saltadores, pero un muchacho que quiera dedicarse al fútbol debe ser un artista con la pelota. Eso es lo más importante. Ser capaz de hacer con la bola todo cuanto se le antoje.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

QUE GRANDE DON ALFREDO!!!!!

Anónimo dijo...

buna entrevistttttta!!!!!!!!!!1

Entradas relacionadas