lunes, 14 de abril de 2008

Sabor a sangre en la boca

Si se creen desgraciados y piensan que su vida es un sufrimiento, déjense de nimiedades y aprendan a reconocer el auténtico dolor escuchando el áspero cante por seguiriyas de Manuel Agujetas:


Nunca en mi vida
yo he pensado en aborrecerte,
pero siguiendo por ese camino
te aborrezco a muerte.

A la muerte yo estaba llamando,
y no quiere venir.
Hasta la muerte tiene compañera,
lástima de mí.

Apregonao me tienes
como a un mal ladrón,
y contra más causas a mi cuerpo le (eches),
más te quiero yo.

No hay comentarios:

Entradas relacionadas