viernes, 25 de enero de 2008

Recolectando por los blogs

Reconozco que he tenido mis momentos de descargador compulsivo de cualquier tipo de archivo multimedia que se pudiera bajar de la red de manera gratuita (no legal, hablemos claro). Para ello, instalaba en mi ordenador todos los programas P2P que creía que me podían ser de utilidad en mi nuevo trabajo como leecher.

De hecho cada P2P tenía su especialidad; "la Mula" para archivos raros, "Torrent" para series de actualidad, "Kazaa" para canciones sueltas, "Pando" para Dvd's y archivos pesados, y así podría seguir contándoles el uso que le daba al "Ares", "l'phant", etc, etc.

Y para completar la cadena de producción, no me faltaba conocimiento de webs donde conseguir las portadas, carátulas y galletas necesarias, así como donde conseguir soportes de grabación a los precios más económicos. ¡Ojo!, no se confundan, todo lo que copiaba era para mi propio uso, nunca tuve la intención de trapichear con ello.

Afortunadamente, esa etapa de mi cibernética vida, ha quedado hace un tiempo atrás. Y digo afortunadamente, porque me había convertido en una especie de "yonqui" de las descargas, y no disponía de la más mínima capacidad de discriminar lo que verdaderamente podía valer la pena, de lo que no había por donde cogerlo.

Ahora tengo un blog y ello me ha convertido en un hombre maduro, honesto, responsable, que no juega con las cosas de comer de Ramoncín, Teddy Bautista y compañía, y que, como único vicio (resquicio del pasado, llamémosle), tiene el de realizar tranquilos paseos por hermosos rincones de la blogosfera, donde casi sin querer, se encuentra con algunas joyitas audiovisuales que otros honrados bloggers (como yo), ponen a disposición de sus bien educados visitantes. Y en descarga directa como manda la Biblia.

Quizá se estén preguntando qué tiene que ver la foto que he colgado con lo que les he contado acerca de mi evolución digito-personal. Pues si se fijan bien, apreciarán que sus protagonistas son los célebres músicos, Bob Dylan y Johnny Cash, que se juntaron en 1969 en un estudio de grabación de Nashville, para tocar unas cuantas cancioncillas, entre otras cosas. El resultado de esa reunión fue un magnífico Bootleg de 23 temas, que es otra muestra de esas brillantes joyas que les decía uno se puede encontrar casi olvidadas en cualquier recóndito paraje de este eden virtual en el que nos movemos.

Si desean acompañarme en mi paseo..., hoy tengo la intención de ir a recoger ese precioso tesoro en forma de Bootleg, y quién sabe si ustedes no se encontrarán con algún otro más de su gusto. Venga, síganme, es por aquí.

1 comentario:

Fantômas dijo...

Bajate toda la discografía de Dylan acá.

Auspicia:

fantasmavelez.blogspot.com

Entradas relacionadas