sábado, 24 de noviembre de 2007

El tamaño de la luna

Veníamos de noche, por la carretera que nos conduciría de vuelta a casa, tras jugar y ganar nuestro partido semanal de fútbol, cuando, a través de la ventana frontal del autobús que nos transportaba, nos llamó la atención la gran luna llena que se divisaba en la parte baja del horizonte. Unos cuantos kilómetros más adelante, debido a la retorcida orografía gallega, el satélite se nos apareció, en esta ocasión, por una de las "lunas" (je, je) laterales.

-Es curioso,- comenté a mis compañeros de equipo - parece como si la luna se hubiese elevado, de repente, y,- añadí, mientras me cercioraba - incluso, se ve como mucho más pequeña.

Como soy de naturaleza algo pedante, quise aprovechar este fenómeno (que, por cierto, ellos no acababan de apreciar del todo), para explicarles que los diferentes tamaños de la luna no son más que una ilusión óptica, producida por una mala interpretación que hace nuestro cerebro debido a no sé qué y a no sé qué más.

Como se habrán imaginado, no supe explicárselo, con lo cual, en vez de causar su admiración, que era lo que pretendía con mi exposición, provoqué, sólo, sus risas y comentarios jocosos.

Así que dada la situación, opté por callarme, no sin antes, calificarles de ignorantes y emplazarles a que visitasen este blog para que pudiesen disponer de una explicación mejor elaborada, si cabe. Y en esas estoy, ahora, queridos lectores.

Y ya que temo volverme a liar, creo que voy a hacer lo que todos, en este mundo de Internet: desviar a los lectores hacia otras fuentes más fiables.

Síganme, pues, gentes de poca fe.

2 comentarios:

franKeinas dijo...

A mi siempre me llamó la atención este fenómeno cuando veía la luna mucho más grande de lo normal. Pero si, es solo eso, una ilusión óptica. Ah, y diles a tus compañeros de equipo que son unos burros, jeje.

Anónimo dijo...

no me sirve quiero el tamaño de la luna

Entradas relacionadas