miércoles, 31 de octubre de 2007

Coches voladores

Odio los atascos. Hoy me he visto, de nuevo, envuelto en uno de ellos y me he puesto de los nervios. Y, dada mi inquieta naturaleza, llevo desde entonces cavilando acerca de cómo solucionar este problemilla mío con el tráfico (tránsito, sería lo correcto, dicen los eruditos).

No, no se rían, que el artefacto de la imagen no es el fruto de mi defectuosa imaginación. No, aunque no se lo crean, el aparato ese, híbrido de coche y avión, ya fue inventado hace unos sesenta años por un tal Theodore P. Hall, que lo denominó "ConvairCar". Lamentablemente, y, a pesar de realizar, al menos, dos exitosos vuelos, el proyecto se abandonó, en parte, a causa del accidente sufrido por uno de sus prototipos, en el año 1947.

En fin, en vista del "clamoroso éxito" de este "coche volante", me temo que tendré que seguir buscando otras alternativas que me permitan evadirme de las aglomeraciones de las calles de mi ciudad.

A ver si encuentro algo interesante por aquí...

No hay comentarios:

Entradas relacionadas