lunes, 16 de junio de 2008

Himnos adictivos

Me enfado mucho, cuando por culpa de los compromisos publicitarios, las televisiones conectan con los partidos internacionales de fútbol una vez ya se han interpretado los correspondientes himnos nacionales. Odio perderme los marciales compases de este tipo de canciones, y, sobre todo, observar los comportamientos y actitudes de los futbolistas al escuchar las notas del himno de su nación. Unos cantan, otros miran al cielo, algunos ponen su mano en el pecho, e incluso ahora se ha puesto de moda que los jugadores se abracen mientras tararean los acordes patrios.

Si atendemos a las letras de estas canciones, la mayoría no son muy políticamente correctas para la época actual. Fueron creadas, la mayoría, en tiempos remotos, y surgieron como cánticos militares que buscaban arengar a los soldados a defender a su pueblo de los ataques de malvados países deseosos de subyugarlos y oprimirlos. Por eso, las constantes menciones que hacen a las armas, al valor, a la sangre, a la libertad, la muerte, etc, etc.

Yo tengo mis favoritos. Musicalmente, el himno alemán, sin duda. Con Joseph Haydn hemos topado, claro. Pero en conjunto, hay otros que me gustan más, como el italiano, el mejicano o incluso, el inglés y el norteamericano. Aunque, realmente, todos me atraen. Pero hay que tener cuidado con esto de los himnos, porque son casi como una droga. En un ambiente propicio pueden elevar los niveles de adrenalina y testosterona del que los escucha hasta el punto de hacerle sentirse superior al resto de los humanos, y capaz de realizar cualquier cosa. Y la historia nos ha enseñado que estos sentimientos, utilizados por gente manipuladora y sin escrúpulos, pueden acarrear graves consecuencias. De ahí la predilección que los regímenes más totalitarios han tenido siempre por esta clase de composiciones, dotándolas habitualmente de llamativas escenografías y coreografías que potenciaban aún más su alta capacidad de convicción.

¿Que no se creen que las canciones de este tipo tengan tal poder de sugestión?. Hagan esta prueba. Vean un par de veces este video, y si les entran ganas de dejarse bigotito, es que un servidor tenía razón.


"Tomorrow belongs to me" es un tema musical perteneciente a la película "Cabaret" (1972).

No hay comentarios:

Entradas relacionadas