miércoles, 12 de diciembre de 2007

Una mujer de bandera

Mi intención era titular esta entrada con algo así como "con un par de pelotas". Pero bueno, mi naturaleza pudorosa, me ha obligado a sustituirlo, por el que pueden ver en la cabecera, que, aunque menos gráfico, viene, también, ni que pintado.

Ella es, Regina Otaola, alcaldesa de Lizarza, en el País Vasco. Militante del PP, se presento voluntaria a ocupar la alcaldía que su partido obtuvo, tras ser la fuerza más votada, debido a que en esta población, la lista mayoritaria e independentista de ANV, no fue autorizada a presentarse, por connivencia con la ilegalizada Herri Batasuna.

Actualmente, podríamos decir, que se ha convertido en la abanderada de la "resistencia" no nacionalista, y el blanco de las críticas (más exacto sería decir, de la diana), de los vascos más o menos radicales. Su última causa es conseguir que pueda ondear, sin ser quemada, la bandera española, en los mástiles de su ayuntamiento. No hace falta que les diga que ha sido amenazada en reiteradas ocasiones y que necesita de escoltas para ejercer su vida, tanto pública, como privada.

Yo, que no soy muy amigo ni de banderas, ni de otras armas patrias, porque suelen ser disparadas por las mayorías, en contra de aquéllos que son o piensan diferente, en este caso, y sin entrar en cuestiones políticas que, reconozco, me superan, debo reconocer mi total admiración, no por la alcaldesa, sino por el ser humano Regina Otaola, que se ha atrevido a gritar clamando por los derechos de los suyos, en vez de cerrar los ojos y callarse, ante la lamentable situación que atraviesan las libertades, en el País Vasco.

Lo dicho, Regina, con dos cojones.

Enlaces relacionados:
-El blog de Regina Otaola

No hay comentarios:

Entradas relacionadas